TESTIMONIOS DE INTEGRANTES DE PFALYG

Fragmentos escritos por familiares de gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros.

‚ÄúCon el tiempo aprend√≠ a aceptarme y comprenderme como homosexual, y tambi√©n informar a la gente allegada referente a mi sexualidad. ..‚ÄĚ

Roberto

¬ŅUn homosexual en el Grupo de Padres?

De la Revista "10 a√Īos del Grupo de Padres de Hijos Homosexuales, Stuttgart, Alemania‚Äú (2003) (traducci√≥n del alem√°n).

M√°s de uno se pregunta: ¬Ņpor qu√© este gay en el Grupo de Padres? Yo tambi√©n me hice esta pregunta, pero – ¬Ņpor qu√© no?

Nac√≠ en la Argentina y hace 10 a√Īos decid√≠ viajar a Alemania para visitar a mi hermana, que viv√≠a en Colonia. En realidad solamente deb√≠a ser una visita de pocas semanas, pero ahora, 10 a√Īos despu√©s, me sigo encontrando aqu√≠ y estoy relatando un episodio importante de mi vida. Nunca me hubiera imaginado que lo ocurrido en este lapso de tiempo hubiera sido posible.
En Alemania absolví una capacitación profesional en una empresa, donde todavía estoy, y muy conforme.

Dos a√Īos despu√©s de llegar a Stuttgart, Alemania, tuve mi “coming out‚Äú, el cual super√© sin mayores problemas. Hab√≠a que aclarar muchas cosas, comprenderlas, aceptarlas, y no s√≥lo las que me concern√≠an a m√≠, sino tambi√©n a otras personas. Tard√© algunos a√Īos para ordenar mi vida en este camino nuevo que todav√≠a me resultaba tan extra√Īo. Pas√© noches de insomnio, conversaciones interminables con amigos, tambi√©n derram√© alguna l√°grima, hasta que pude confirmar a mi mismo: “Soy gay‚Äú. Me costaba much√≠simo nombrar la palabra “gay‚Äú u ‚Äěhomosexual‚Äú. Hasta ese momento el significado de estas palabras parec√≠a ser algo extra√Īo, malo y prohibido, y ahora ten√≠a que decir: “Soy gay‚Äú.

Con el tiempo aprendí a aceptarme y comprenderme como homosexual, y también informar a la gente allegada referente a mi sexualidad. Habiendo adquirido hoy un gran conocimiento y comprensión del tema, no me inquieta explicar a cualquiera que me pregunte cuál es la diferencia entre homo- y heterosexualidad.

El tema no me causaba mayores problemas en mi vida. Pero hab√≠a un punto que representaba una gran carga para m√≠: mi madre, a la que ve√≠a dos veces por a√Īos, o en Alemania o en la Argentina, no sab√≠a nada. La mayor√≠a de mis amistades sab√≠an de mi condici√≥n sexual, solo a mi madre, cuando me preguntaba por novia, casamiento o hijos, le ment√≠a constantemente (mi padre hab√≠a fallecido hac√≠a un a√Īo).
Tomé la decisión de confesarle de que era gay en uno de sus viajes a Alemania. Mi madre es una persona muy tolerante, frecuentemente intercedía por minorías y siempre trató de hablar con mi hermana y conmigo sobre todos los temas que nos inquietaban. Estos hechos y la buena experiencia que tuve hasta el momento con mi homosexualidad me dieron el valor y la fuerza para esta conversación. Pero todo resultó distinto a lo que me había imaginado.

Yo cre√≠a que ella iba a decir: “Y bueno. En realidad me hab√≠a imaginado tu vida distinta, pero lo acepto‚Äú. Ella me dej√≥ hablar sin interrumpirme. Yo habl√© casi dos horas, y cuando termin√©, comenz√≥ a llorar y me di cuenta de que para ella se hab√≠a derrumbado un mundo. Le ofrec√≠ dejarla sola esa noche dej√°ndole para leer una Gu√≠a para Padres de Hijos Homosexuales, editado por el Centro Nacional de Educaci√≥n de Salud, Colonia, Alemania. Mi hermana, que conoc√≠a mi homosexualidad, habl√≥ largamente por tel√©fono con ella. A la ma√Īana siguiente mi madre se hab√≠a tranquilizado y me agradeci√≥ el librito que le hab√≠a dejado.

Mi madre se había tranquilizado, pero solamente exteriormente. Le esperaba un tiempo difícil y solitario. Volvió a la Argentina y trató de elaborar sola este tema. No tenía a nadie con quien hablar, y tenía un gran temor de admitir a alguien (y especialmente a sí misma) que tenía un hijo homosexual. Recién muchos meses más tarde pudimos conversar abiertamente sobre el tema, y me enteré qué fue lo que la afligía, a qué le tenía miedo y qué se reprochaba a sí misma.

No es f√°cil para un homosexual aceptar su orientaci√≥n sexual, pero la va descubriendo y viviendo con el pasar del tiempo. Es un largo proceso de descubrimiento, que puede durar a√Īos. Y luego viene el momento en que tenemos que confrontar a nuestros padres bruscamente con la realidad. No hay un m√©todo que no infrinja dolor. Y generalmente estamos decepcionados cuando no pueden aceptar inmediatamente el tema, y posiblemente vean, con llanto, algo as√≠ como el fin del mundo. ¬ŅAcaso no pedimos demasiado cuando esperamos la aceptaci√≥n de hoy a ma√Īana, si nosotros mismos necesitamos a√Īos para aceptar nuestra sexualidad? Al principio nuestros padres no ven ninguna salida, pero con el tiempo, con mucha paciencia y conversaciones con otras personas, poco a poco el tema llegar√° a ser una parte de sus vidas.

¬ŅPero c√≥mo pod√≠a ayudar a mi madre? Ella en la Argentina y yo aqu√≠ en Alemania. Me enter√© de que exist√≠a un Grupo de Padres, y decid√≠ contactarme con √©l. As√≠ un d√≠a me encontr√© con Erica, la madre que coordina el grupo. Tuvimos una conversaci√≥n sumamente agradable, con el ofrecimiento de la ayuda que necesitaba. Erica se ofreci√≥ de escribirle a mi madre. Le agradec√≠ inmensamente esta decisi√≥n de escribir a una persona extra√Īa en Am√©rica del Sur, sabiendo que ella misma ten√≠a un sinf√≠n de actividades. Este contacto por carta fue una enorme ayuda para mi madre, y le posibilit√≥ confiarse a alguien que hab√≠a tenido la misma experiencia que ella, con el mismo dolor, sentimiento de culpa y desesperaci√≥n iniciales.

De este modo mi madre, a√ļn sin participar personalmente en el Grupo de Padres, fue ganando confianza y fuerzas como para comentar el tema a algunos familiares y parientes. Pero esto no fue suficiente. Como no exist√≠a este tipo de grupo en la Argentina, ella decidi√≥, junto con la madre de una lesbiana, fundar uno, el primero en la Argentina y seguramente tambi√©n en Sudam√©rica. Y de esta manera ella ahora est√° ayudando a otros padres, igual como le ayudaron a ella hace algunos a√Īos.

Yo por mi parte visit√© una reuni√≥n del grupo de Stuttgart, porque deseaba saber de qu√© se trataba. Hab√≠a pocos padres, pero tuvimos conversaciones muy lindas. Decid√≠ participar activamente en el grupo, que poco a poco iba aumentando el n√ļmero de participantes. Creo que mi contribuci√≥n es muy positiva y ayuda a los padres a entender a sus hijos.

Va mi profundo agradecimiento a todos los padres que mediante estos grupos luchan por sus propios hijos homosexuales y los derechos de todos ellos. Especialmente va mi agradecimiento a mi madre, que, a pesar de todas las dificultades nunca se rindió y sigue luchando por esta causa.