Conocenos

TE INVITAMOS A PARTICIPAR

Nos reunimos mensualmente y realizamos intercambios de vivencias que son la base de ayuda para los que se acercan por primera vez y para cada uno de los presentes.

Para muchos el grupo es el primer contacto con el tema "homosexualidad", aquí pueden hablar y EXPRESARSE LIBREMENTE. La participación es VOLUNTARIA y absolutamente CONFIDENCIAL. La concurrencia es LIBRE Y GRATUITA. Nos acompañan en las reuniones jóvenes homosexuales, que representan una GRAN RIQUEZA para el funcionamiento del grupo.

Algunos padres luego de largos años y de haber superado nuestra preocupación inicial y lograda ya la plena integración de nuestros hijos al escenario y cultura amorosa familiar, seguimos concurriendo y aportando experiencias, ideas, apoyo afectivo. Sentimos la necesidad de ayudar, de escuchar y apuntalar a las nuevas familias donde la noticia causa un impacto emocional primariamente disruptivo de "la armonía existente". Ayudar a los padres nuevos en cuyo lugar nos ponemos, ya que es una situación fuertemente conocida; es parte de la superación constante de cada uno de nosotros como padres, como personas y como actores sociales.

Entiendo muy bien que a algunas madres en su primer momento les provoque un shock enterarse que su hijo o hija es homosexual. Pero el sufrimiento depende de la actitud. Si considero la homosexualidad como una condición que no debe juzgarse, puedo reconciliarme sin más con ella. Traté, por lo tanto, de explicar a la madre que las personas homosexuales son iguales a las heterosexuales, que incluso muchas veces tienen un sentido especial para la espiritualidad y el arte. Disponen de dones valiosos de los cuales los padres deberían alegrarse. En principio se destruyen los deseos de los padres en relación con que el hijo o la hija forme tarde o temprano una familia y que ellos puedan disfrutar de sus nietos. Esto duele. Pero la magnitud del sufrimiento de los padres depende sustancialmente de la actitud que ellos desarrollen frente a la condición homosexual de sus hijos. Si ellos aceptan a sus hijos tal como son, el sufrimiento se transformará y podrá surgir una muy buena relación entre ellos.

 

Anselm Grün
Monje benedictino
Monasterio de Münsterschwarzach
www.anselm-gruen.de
(2013) 

 

Razones de por qué participar de PFALyG

triangulo

Preguntas que nos hacemos al enterarnos que nuestro familiar tiene una orientación sexual distinta: ¿En qué me equivoqué? ¿Se puede cambiar esta situación? ¿Cómo debo manejarme? ¿Debo comentarle el tema a mi familia, a los vecinos y amigos? ¿Qué significa esto para nuestra familia? ¿Qué futuro le espera a nuestro hijo? ¿Qué sabemos sobre VIH y el SIDA?

DEBEMOS ENTENDER

Que necesitamos tiempo y paciencia para aceptar y comprender; que necesitamos buscar información, así como también nuestros hijos necesitan todo nuestro amor y acompañamiento.

sombra
  • Un grupo de pares es un grupo de relación horizontal donde todos los integrantes enfrentan los mismos retos, donde cada uno aprende del otro, donde el grupo funciona como un gran espejo donde todos y cada uno se refleja.

    En estos grupos las reglas son claras, está explicitado quién es miembro y quién no y se atiende un objetivo común que es el núcleo de sus contenidos y su razón de ser como instrumento de cambio.

    No es un grupo de terapia pero puede tener efectos terapéuticos.
    No es un grupo de estudio pero se aprende mucho.
    No es un grupo recreativo pero ayuda a que las personas se sientan bien.

    Los grupos de pares son abiertos y circulares, la concurrencia es libre y la participación es voluntaria. Hay reglas de oro no escritas basadas en el respeto, la mutua comprensión, la disposición a escuchar, le emotividad compartida y la permanente superación, así se va construyendo la cultura del grupo que le otorga sentido de pertenecía a todos sus miembros.

  • Conformamos un grupo de madres y padres con hijos que poseen orientación sexual diversa. Somos una asociación con costumbres pautadas y una clara organización en cuanto a canales de llegada, modo de funcionamiento, dinámica y estilo comunicacional así como fecha, hora y sede para las reuniones.

    Nuestro grupo tiene la particularidad de ser inclusivo para los hijos gays, lesbianas o trans que quieran sumarse a las reuniones, no así a las comisiones o cargos formales. Esta integración cobra muchas adhesiones junto a algunas objeciones. Las primeras ligadas a escuchar a los hijos, ver la otra cara del tema, incorporar a hijos alejados de sus padres y a enriquecerse con la mirada vivencial de los protagonistas. La otra postura reclama que la presencia de los hijos inhibe comentarios o sentimientos de choque para evitar lastimarlos con nuestras heridas.

  • Hemos construido una encuesta no coercitiva, de preguntas cualitativas y anónimas para todos los participantes. Del análisis de las respuestas encontramos alta coincidencia de opinión en los puntos relevados. La mayoría de los integrantes llegó por la difusión boca a boca y algunos casos por derivación de profesionales de la salud.

    Todos los padres estamos orgullosos de pertenecer al grupo y la gran mayoría ha encontrado en el mismo mejorar la convivencia, compartir experiencias difíciles de la esfera privada y poder hablar sin censuras de lo que les está pasando. Muchos manifiestan que al principio sintieron confusión y revivieron el sufrimiento originario, que integrarse al grupo no es sinónimo inmediato de aceptar el tema y mucho menos de súbita mejora.
    Un alto porcentaje plantea que en el transcurso de los encuentros los testimonios de los nuevos miembros, los ha llevado a revivir la propia crisis familiar. Esta repetición vivencial es uno de los caminos posibles de la elaboración.

    Los padres coincidimos en que hemos aprendido a no prejuzgar, a ver el tema de la diversidad sexual con mayor perspectiva, que hemos conocido la diferencia entre opinar y dar consejos, y escuchar o contar nuestra propia vivencia, donde accedemos desde otro lugar más permeable y compartido. Al grupo se lo ve como un espacio de pares para reflexionar sobre un tema compartido desde todas las miradas, se rescata el clima de calidez e informalidad del encuentro que puede coexistir con un matiz más institucional y formalizado. Hay consenso en considerar al conocimiento como la herramienta fundamental que enriquece a todos, la información dada por lecturas, sitios de internet sugeridos, películas, la disertación de invitados y la voz de la experiencia que otorga la historia vital del grupo nos va enseñando a cada paso y en cada etapa.

  • Los principales aprendizajes se concentran en algunos conceptos hegemónicos: destronar la culpa, no seguir buscando un origen, alejarnos del estigma de descubrir en que nos equivocamos como padres, ayudar a combatir la discriminación, tomar al tiempo como un aliado imprescindible y corroborar que ese tiempo es largo y de idas y vueltas.

    El grupo está compuesto por familias muy diversas en todo sentido, social, ambiental, cultural, religioso y estructural.

    En todas ellas hubo factores en común: crisis inicial por la noticia, preocupación por la salida del closet social de los familiares y una fuerte vocación por la búsqueda permanente de felicidad de los hijos.

    Dentro de nuestra cultura nunca estuvo en discusión que el foco que nos ilumina es el amor que sentimos por nuestros chicos, que debemos fortalecernos para hacernos más visibles, que el sostén mutuo nos ayuda a sobrellevar  los altibajos propios de cualquier proceso movilizante y que ayudar a los nuevos miembros nos da una entidad y un norte más definidos como grupo.