Entiendo muy bien que a algunas madres en su primer momento les provoque un shock enterarse que su hijo o hija es homosexual. Pero el sufrimiento depende de la actitud. Si considero la homosexualidad como una condición que no debe juzgarse, puedo reconciliarme sin más con ella. Traté, por lo tanto, de explicar a la madre que las personas homosexuales son iguales a las heterosexuales, que incluso muchas veces tienen un sentido especial para la espiritualidad y el arte. Disponen de dones valiosos de los cuales los padres deberían alegrarse. En principio se destruyen los deseos de los padres en relación con que el hijo o la hija forme tarde o temprano una familia y que ellos puedan disfrutar de sus nietos. Esto duele. Pero la magnitud del sufrimiento de los padres depende sustancialmente de la actitud que ellos desarrollen frente a la condición homosexual de sus hijos. Si ellos aceptan a sus hijos tal como son, el sufrimiento se transformará y podrá surgir una muy buena relación entre ellos.

 

 

Anselm Grün

Monje benedictino

Monasterio de Münsterschwarzach

www.anselm-gruen.de

 

(2013) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>